viernes, 23 de marzo de 2012

Bdsm o sadomasoquismo





Los nuevos visitantes del blog pueden no estar familiarizados con las siglas BDSM, que verán aqui con cierta frecuencia, aunque reconocerían el término "sadomasoquismo". Les sonaría conocido, pero tal vez no tendrían una correcta idea sobre lo que es y lo que no es. ¿Por qué BDSM? Porque esas iniciales coinciden con términos que refieren a este vasto conjunto de prácticas: Bondage, Dominación, Disciplina, Sumisión y SadoMasoquismo.
Nunca sabremos con exactitud qué tan antiguas son estas prácticas, antes de que existieran Sade o Masoch,  mucho antes de que se creara la terminología que utilizamos hoy en día. En realidad Sade no es un adecuado referente, porque no respetaba las normas más importantes: que la relación íntima con otra persona sea sana, segura y consensuada.  Pues si, hay claras normas. Nadie pasa por algo que no desee, y además puede interumpir la práctica si asi lo quiere, en cualquier momento. No se trata de dar y recibir sufrimiento, sino de vivir la intimidad de una manera más intensa de lo covencional. dar y recibir placer,  de una manera particular pero consensuada. No podríamos decir lo mismo de una competencia de artes marciales mixtas, donde dos personas entran a una jaula para matarse a golpes y muchos otros pagan por mirar. Estamos acostumbrados a suponer que eso es un "deporte". En 10.000 años de "civilización" no hemos avanzado lo suficiente, pues en la actualidad una persona puede decir en televisión que que quiere casarse con otra persona del mismo sexo, pero difícilmente dirá que es sumis@ o dominante esperando contar con la misma aceptación.


 He visto a más de un psicólogo opinar en radio o en Internet acerca del sadomasoquismo, definiéndolo como una enfermedad. En primer lugar,debo decir que hay psicólogos que practican el BDSM. En segundo lugar, lo practican personas de todos los países, clases sociales o profesiones. No somos una sociedad secreta, pero sí una sociedad discreta. En tercer lugar,  si se quiere saber más sobre BDSM, se consulta no con un psicólogo sino con un sexólogo. La conocida sexóloga Alessandra Rampolla escribe una adecuada explicación en su libro "La diosa erótica":

Los juegos de ataduras, dominancia y sadomasoquismo no tienen nada que ver con coerción, ni sexual ni no sexual. Contrario a la impresión popular respecto al tema, el denominador común del juegos sadomasoquista no es el intercambio violento de dolor, sino el intercambio consensual de poderes. Para poder entender bien el tema, es el imprescindible hacer la distinción de que el sadomasoquismo tiene que ver con la erotización de los juegos de poderes, no con abusos físicos y emocionales. De hecho, muchos participantes activos de la comunidad sadomasoquista preferirían que se utilizaran otros términos para describir sus actividades eróticas, como por ejemplo: "dominancia y sumisión"(...) El concepto de los juegos de intercambio de poderes no es para todo el mundo. Requieren de una intimidad emocional y un nivel de confianza pleno para cobrar llevarse a cabo. (...) No hay que tenerle miedo a esta práctica sexual, ni ser prejuiciosos con aquellas personas que eligen disfrutar de los juegos eróticos de poderes.







He encontrado dentro de las comunidades bdsm mucha tolerancia: no importa de qué país es cada uno, cuál es su orientación sexual ( heterosexual, homosexual, etc.), su clase social, ni otro detalles por el estilo. No reclutamos gente,como suelen hacer los partidos politicos o los militares.Los blogs y las páginas suelen tener anuncios previos sobre el contenido de las mismas para no dañar la sensibilidad de quienes puedan no compartir los mismos gustos. Imaginen cómo sería nuestra "sociedad civilizada" si como aprendemos en el bdsm, se aplicara la tolerancia, el respeto por los límites del otro, el saber escuchar al otro.

0 comentarios:

 

Reino de las letras sensuales © 2008. Design By: SkinCorner