viernes, 23 de marzo de 2012

Bdsm o sadomasoquismo





Los nuevos visitantes del blog pueden no estar familiarizados con las siglas BDSM, que verán aqui con cierta frecuencia, aunque reconocerían el término "sadomasoquismo". Les sonaría conocido, pero tal vez no tendrían una correcta idea sobre lo que es y lo que no es. ¿Por qué BDSM? Porque esas iniciales coinciden con términos que refieren a este vasto conjunto de prácticas: Bondage, Dominación, Disciplina, Sumisión y SadoMasoquismo.
Nunca sabremos con exactitud qué tan antiguas son estas prácticas, antes de que existieran Sade o Masoch,  mucho antes de que se creara la terminología que utilizamos hoy en día. En realidad Sade no es un adecuado referente, porque no respetaba las normas más importantes: que la relación íntima con otra persona sea sana, segura y consensuada.  Pues si, hay claras normas. Nadie pasa por algo que no desee, y además puede interumpir la práctica si asi lo quiere, en cualquier momento. No se trata de dar y recibir sufrimiento, sino de vivir la intimidad de una manera más intensa de lo covencional. dar y recibir placer,  de una manera particular pero consensuada. No podríamos decir lo mismo de una competencia de artes marciales mixtas, donde dos personas entran a una jaula para matarse a golpes y muchos otros pagan por mirar. Estamos acostumbrados a suponer que eso es un "deporte". En 10.000 años de "civilización" no hemos avanzado lo suficiente, pues en la actualidad una persona puede decir en televisión que que quiere casarse con otra persona del mismo sexo, pero difícilmente dirá que es sumis@ o dominante esperando contar con la misma aceptación.


 He visto a más de un psicólogo opinar en radio o en Internet acerca del sadomasoquismo, definiéndolo como una enfermedad. En primer lugar,debo decir que hay psicólogos que practican el BDSM. En segundo lugar, lo practican personas de todos los países, clases sociales o profesiones. No somos una sociedad secreta, pero sí una sociedad discreta. En tercer lugar,  si se quiere saber más sobre BDSM, se consulta no con un psicólogo sino con un sexólogo. La conocida sexóloga Alessandra Rampolla escribe una adecuada explicación en su libro "La diosa erótica":

Los juegos de ataduras, dominancia y sadomasoquismo no tienen nada que ver con coerción, ni sexual ni no sexual. Contrario a la impresión popular respecto al tema, el denominador común del juegos sadomasoquista no es el intercambio violento de dolor, sino el intercambio consensual de poderes. Para poder entender bien el tema, es el imprescindible hacer la distinción de que el sadomasoquismo tiene que ver con la erotización de los juegos de poderes, no con abusos físicos y emocionales. De hecho, muchos participantes activos de la comunidad sadomasoquista preferirían que se utilizaran otros términos para describir sus actividades eróticas, como por ejemplo: "dominancia y sumisión"(...) El concepto de los juegos de intercambio de poderes no es para todo el mundo. Requieren de una intimidad emocional y un nivel de confianza pleno para cobrar llevarse a cabo. (...) No hay que tenerle miedo a esta práctica sexual, ni ser prejuiciosos con aquellas personas que eligen disfrutar de los juegos eróticos de poderes.







He encontrado dentro de las comunidades bdsm mucha tolerancia: no importa de qué país es cada uno, cuál es su orientación sexual ( heterosexual, homosexual, etc.), su clase social, ni otro detalles por el estilo. No reclutamos gente,como suelen hacer los partidos politicos o los militares.Los blogs y las páginas suelen tener anuncios previos sobre el contenido de las mismas para no dañar la sensibilidad de quienes puedan no compartir los mismos gustos. Imaginen cómo sería nuestra "sociedad civilizada" si como aprendemos en el bdsm, se aplicara la tolerancia, el respeto por los límites del otro, el saber escuchar al otro.

miércoles, 21 de marzo de 2012

Fortaleza de la compañera sumisa


Mi atenta sumisa,
arrodillada a mis pies, tu esencia se eleva.
Vencedora de la rutina y los prejuicios,
persona única, mujer fuerte, hembra sensual,
brilla en cada palmo de tu cuerpo desnudo
tu deseo de servirme y pertenecerme.
Desde que andamos juntos un mismo camino
te entregas, te superas, con ferviente voluntad.
Enriquecidos con un mutuo dar y recibir
somos felices a nuestra manera.
Es un placer dominarte, guiarte,
estar atento a tus límites y posibilidades,
enseñarte a encontrar y sacar lo mejor de ti.
Siempre cuentas conmigo.




 
Sensual hembra que agita mi deseo,
Unidad de pasión y de ternura,
Mujer de noble alma y hermosura
Infinita, ante la forma en que te veo.
Sabes complacer y atender al caballero
A quien te entregas completa y sin duda. 


viernes, 16 de marzo de 2012

Lobo Alfa



Arrodillada sobre la alfombra, desnuda de prendas y prejuicios, me sientes llegar a tus espaldas. Conoces el sonido de los pasos, la carencia de una respiración suave que exhala seguridad.Sin moverte cierras los ojos como se te habia indicado. Eres tu, más que nunca, auténtica, radiante, surgida de las profundidades donde alguna vez te escondías hasta de ti misma, ahora hembra orgullosa de servir y agradar a tu Amo. Tu cabello cae en oscuras ondas sobre la espalda, nada cubre tus firmes pechos, tus nalgas, tu sexo que delata excitación. Al rodearte y pasar junto a la chimenea,veo tu collar, ganado con todos los méritos. Tu cabeza se inclina, tus manos se unen en la espalda. No estás vendada, no estás atada...todavia. No hay venda, pero no me mirarás hasta que lo indique; no hay cuerdas, pero permanecerás quieta y dócil a mis pies. Sientes una mano acariciando tu mejilla y tu cabello, mis dedos sobre tus labios, tu cuello, pues pechos. Inspiras y expiras la esencia de tu Amo, sientes la piel en contacto con la tuya. Los labios de tu Amo se poyan sobre tus ojos, tu boca,tu cuello. Indican los lugares de tus pechos que luego los dientes tocarán suavemente. Sientes por fin dos manos fuertes que unen las tuyas adelante, que deslizan las cuerdas como una caricia que las aprisiona pero no aprieta. Se cierra la venda alrededor de tus ojos y tu cuerpo es inclinado despacio y con cuidado boca arriba. Lo siguiente no lo ves, lo sientes en tu cuerpo, con todos tus otros sentidos: las texturas que recorren tu piel, el hielo que te toma de sorpresa,los labios que te saborean en cada rincón donde te saben sensible; los aromas que se alternan, los gustos de diferentes dedos en tus labios. Tu Amo toca tu sexo mejor que un pianista su instrumento. Enloqueces, pero no terminarás hasta que te lo permita. No sabes cuándo será, solo te entregas y disfrutas esos momentos.

jueves, 15 de marzo de 2012

Artilugios, o el todo y las partes

Foto: Markusram



Fue en una de las mejores noches de mi vida cuando descubrí, entre otras cosas, que mi mujer tiene las piernas más lindas del mundo. No porque haya hecho una encuesta o investigación, ni porque me haya atrevido a comparar ni porque haya podido pensar en alguna otra mujer. Aún de haberlo querido no hubiera sido posible, pues no cabía en mi mente más que la imagen de esas sugestivas piernas de mujer fatal acabadas en tacos muy altos. En ese momento no podía hacer mucho más que admirarlas, pues mis manos estaban atadas tras el respaldo de la silla. Todavía no sabía cómo había llegado a esa situación, pues desde que volví del trabajo y entré, ella aprovechó el factor sorpresa y casi no me dio tiempo de pensar. ¿Cómo resistir la fuerza de la sensualidad femenina, que al tomarme suavemente puede conducirme a un terreno que promete sorpresas? Ella está ubicada de tal manera que sólo vea sus piernas. También escucho su voz, seductora, sugestiva. En un determinado momento se levanta, hace un rodeo, y siento cómo se me acerca por detrás. Venda mis ojos con un pañuelo, me hace conocer mejor que nunca sus dedos, sus palmas, sus uñas. Abre mi camisa y mi pantalón y siento la calidez de su piel con mi piel. Luego sigue la exploración y el juego de sus labios, su lengua, sus dientes. Sin la menor prisa me demuestra lo bien que ha aprendido a usar su arsenal femenino. Su voz susurra junto a mi oído: anticipa y cumple. Se sienta sobre mi, siento sus manos detrás de mi cuello mientras nuestros sexos se unen. Ella sube y baja marcando un frenético ritmo, acompañado del coro de gemidos. No le preguntaré de dónde ha sacado la idea, no me interesa. Sólo me preguntaría, más tarde, porque no lo habíamos hecho antes.
 

Reino de las letras sensuales © 2008. Design By: SkinCorner