lunes, 1 de marzo de 2010

Una pasión fuera de este mundo.






Bitácora del teniente Yuri Chernenko:
Hace tres días que el transbordador dejó los suministros y partió con los americanos. Debido a los desperfectos durante el reingreso, no habrá más viajes por dos semanas. Solo quedamos en la estación espacial internacional la comandante Orlov y yo.
Sveta (como llamo afectuosamente a Svetlana) es optimista, está bien entrenada, como yo, y tiene experiencia. Veo su esbelta figura flotar de un lado a otro despreocupadamente. Su constante sonrisa le queda tan bien como sus ojos celestes y sus largos rizos flotando ingrávidos, sensuales. Al rozar nuestros cuerpos en espacios estrechos, o tocar una de sus manos para pasarle una herramienta, el tiempo parece detenerse. Nos miramos. Ella sonríe.


Bitácora de la comandante Orlov:
Yuri siempre me gustó, y ahora que estamos por fin solos…me atrae cada día más. Me gusta cómo me mira, como siento mi pulso acelerarse cuando toma una de mis manos. Ayer estuvimos haciendo los experimentos programados, y luego nos quedamos observando la tierra y las estrellas. Me abrazó. No dije nada al respecto, pero tomé una de sus manos. No se cuánto tiempo estuvimos así.


Bitácora de Yuri:
Hoy nos encontramos frente a frente cuando ella quería entrar al laboratorio y yo quería salir. Mirada con mirada, manos con manos. No quise ocultar más lo que sentía. Acerqué mis labios…y ella me correspondió con los suyos. Nos besamos apasionadamente. Fue para ambos una feliz revelación. Nuestras manos comenzaron a recorrer las formas con las que antes solo habíamos soñado. Nos acariciamos, nos tomamos, nos abrazamos. Cada uno quitó las ropas del otro, pues dentro de la estación no usamos esos incómodos trajes con casco y mochila. Trabé mis pies en dos soportes del casco y quedé de pie sin flotar. Ella, también desnuda, abrazó mi cintura con sus piernas y mi cuello con sus brazos. Sus pechos eran preciosos, grandes, firmes al tacto, con pezones que me sabían deliciosos y que yo besaba con adoración. Su rostro reflejaba e placer mientras yo entraba en ella con mi sólido vigor en toda su extensión y nos volvíamos uno. En el espacio podemos hablar, gemir, gritar, expresar lo que sintamos como queramos, pues más allá del casco de la estación, nada se escucha.


Bitácora de Sveta:
Mi Yuri es tan vigoroso como siempre lo había imaginado. También es un caballero tierno y romántico. Combinamos los momentos de pasión con los de romance, cuando me expresa sus sentimientos, me abraza, me hace sonreír, miramos juntos la tierra, y sobre todo, me hace sentir querida.
En la ingravidez de este espacio hemos probado las más diversas posiciones. Es una experiencia única que ninguna otra mujer ha vivido antes, a menos que otros colegas tengan sus secretos. No me arrepiento de haber saboteado el transbordador. Sólo fue un daño menor que no puso a nadie en peligro. Cuando volvamos a la tierra, Yuri me llevará a la cabaña cerca del lago donde pasa sus vacaciones. Estoy segura de que allá tendremos mucho más que compartir y experimentar mientras seguimos apreciando el firmamento.

7 comentarios:

Giliath dijo...

debe ser interesante eso de cero gravedad... mi imaginación comienza a volar ;-)

Tigris dijo...

Debe haber tantas posiciones posibles...y un buen paisaje como fondo.

Lydia dijo...

Hacerlo allá arriba, viendo la Tierra por la escotilla es tan romántico como original... me apuntaré al próximo viaje...

Tigris dijo...

Sin duda que seria una experiencia única,estimada Lydia. Espero que conozcas a la persona ideal con quien vivirla.
Un beso.

Clip dijo...

Yo me apunto desde luego, me encanta vuestro proyecto, por bitácoras y mentes diferentes narrando el mismo hecho.

Un besazo y abrazo para la tripulación del transbordador saboteado jejeje

Tigris dijo...

Gracias por comentar. Hay tantas historias sobre el espacio exterior y tan pocas que incluyan el erotismo...no habria que ir solo a un espacio tan grande y con tanto por explorar.
Saludos desde este reino.

bolas chinas dijo...

Gran combinación de erotismo y romanticismo... me encantó.

 

Reino de las letras sensuales © 2008. Design By: SkinCorner