jueves, 21 de enero de 2010

Autoridad






La consigna era la de sorprenderme. No podría haberla logrado mejor ni haberme hecho olvidar los asuntos de la oficina con más facilidad que cuando salió a mi encuentro casi transformada en otra persona.
-¿Algún problema, oficial?
-Eso me temo. – dijo ella. –Ponga las manos contra la pared…
-¿Por qué..?
Antes de poder completar una frase, me dio vuelta tomándome con fuerza y vi mi rostro junto a uno de los cuadros. Sentí su perfume y su voz sugestiva cuando agregaba junto a mi oído:
-…por favor. Odiaría tener que ser más agresiva…pero no mucho.
Separó mi s piernas con las suyas y se acercó de nuevo a mi oído.
- ¿Ha estado portándose mal últimamente?
- No, oficial, en absoluto.
- ¿Y por qué no?
Sin esperar respuesta, retiró mi camisa y comenzó a palparme lentamente, aun donde no fuera probable que hubiera nada oculto. Sus dedos recorrieron y acariciaron mi cabello, pasaron frente a mis labios, bajaron por el cuello hacia los hombros. Sus manos acariciaron mis brazos, mi pecho, mis abdominales. Bajaron por los lados internos y externos de las piernas. Volvieron a subir, palpando mis nalgas sin prisa, una mano entró al los blue jeans por delante y atrapó mi sexo. Abarcó la zona con lentos movimientos de los dedos abiertos, subiendo, bajando, trazando círculos. Mi sexo, ya mas suyo que mío, respondía a sus encantos, despertando hasta el punto en que reclamaría más espacio.
-Parece que tenía un arma oculta, y que está cargada. Llevó mis manos hacia atrás y me colocó las esposas. Quitó mi pantalón y me llevó hacia el centro de la sala tomándome de mi erecta y firme virilidad. Se arrodilló frente a mí, se quitó sus ropas y procedió con sus manos y labios, con exquisita pericia. Su boca y sus dedos se alternaban la tarea de desarmarme de toda resistencia a su autoridad, me llevaban al borde del éxtasis, sin dejarme alcanzarlo todavía.
Me hizo arrodillar a mí y se acomodó en un sillón.
- Por esta vez solo pasará por una “probation”. Acérquese y pruébeme, béseme.
-Estoy lejos de sus labios,oficial.
Me acarició los cabellos.
-No me refería a mi boca.
Mis labios y mi lengua tuvieron su turno de retribuir, de saborear su húmeda excitación, de besar, lamer, atrapar y soltar entre mis labios una vulva que se confesaba claramente excitada. Me liberó de las esposas y nos abrazamos mientras rodábamos sobre la alfombra.
Con una mirada fugaz observé el armario: allí estaban los disfraces de azafata, secretaria, mucama, y otros elegidos entre ambos. Ella siempre usa esos trajes con cuerpo y alma para expresarme su amor de las maneras más variadas. Es uno de los motivos por los cuales la quiero tanto.

9 comentarios:

Giliath dijo...

juguetones! ;-)

Tigris dijo...

Giliath, los juegos ayudan a darle más vida a una relación y unir a ambas partes. Imagino que esa pareja será feliz por mucho tiempo. ;-)
Gracias por pasar por aqui. He visitado tu blog tambien, muy lindo, pero no pude dejar comentario. Procura una configuracion de comentarios como la mia, de ser posible.
Un beso desde este reino.

Nahjra dijo...

Hermosas letras, experiencias bellamente plasmadas...

Tigris dijo...

Gracias estimada Nahjra. Lo que me ha soprendido saber en algun momento es que algunos lectores incluso han tomado ideas de estos relatos. Supongo que en cierta forma es un cumplido.
Un beso,amiga.

Seo dijo...

hacia mucho que no nos dejabas alguno de tus relatos.

en cuanto a su contenido, siempre es bueno jugar no?

besos

muakkkssss

Tigris dijo...

Seo, que bueno verte por aqui.
No solo yo podria escribir aqui, sino que la idea desde el principio es que lo haga quien lo desee. De hecho, me gustaria que al menos 9 personas dessen participar en escribir sobre un determinado tema,como se hizo antes.
Mientras tanto, procurare escribir con mas frecuencia.
Un beso,estimada Seo.

isis de la noche dijo...

He ahí que no se necesita cambiar de pareja para acostarse con alguien diferente todas las noches jeje...

Reinventarse cada día no solo es la clave de la pasión en la intimidad sino en la vida misma ;)

besos

Tigris dijo...

Bien dicho,Isis. Con creatividad y cariño la relación de pareja puede continuar sólida sin que el tiempo le afecte.
Un beso.

Giliath dijo...

Tigris, es cierto, jugar reirse compartir complacerse todo eso es muy enriquecedor... Gracias por pasar por mi blog,

saludos, =)

 

Reino de las letras sensuales © 2008. Design By: SkinCorner