sábado, 14 de marzo de 2009

Amante a la antigua


No hay que subestimar los filmes en blanco y negro. Se filmaron grandes obras de arte con solo dos colores y sin efectos especiales ni coreografía de artes marciales. Los caballeros miraban a los ojos, con una mirada imposible de ignorar, abrazaban con pasión, besaban como para dar clases de artes amatorias.

Yo no conocí a mi pareja pasando horas en un chat, pues nadie que valga la pena conocer se encuentra allí, entre pervertidos, idiotas y vagos aburridos. No mando mensajes de texto diciendo “t kiero” o “I lv 2”, porque lo digo mirando a los ojos y lo sello con un beso. Como decía, la conocí de a poco, con cada día de clase, con el efecto acumulativo de saludos, miradas, la esencia de su perfume, el encanto de su voz, su etilo personal de ser y de vestir.

Me acerqué mientras una parte mía temblaba y quería huir. Era más fuerte el amor que el temor al rechazo. Además, si se siente la adrenalina fluir y el corazón latiendo, es por estar plenamente vivo, sin encerrarse tras murallas de soledad demasiado seguras. Me acerqué cada vez más a su vida, a su tiempo libre, a sus sentimientos, en un proceso de mutua influencia que desnudó nuestras almas. Eventualmente llegamos a crear la confianza y el ambiente propicio para nuestra intimidad, esa noche daríamos el primer paso hacia ese terreno en común, solo nuestro.

Aquella noche practicamos el inglés con un tema que yo mismo había elegido: escenas de cine. El libro que compré tenía las fotos de los amantes, muchas en blanco y negro; y los diálogos en su idioma original y su traducción. Puse la música del filme Robin Hood: “Todo lo que hago lo hago por ti”. Tomé una de sus manos. Ella Sonrió. Pasó de la sorpresa y la ternura a una actitud seductora que se sumó a la mía.

“Vivamos nuestra propia historia de amor”- le dije- “seamos directores y protagonistas”. La besé. Me miró mientras sus brazos rodeaban mi cuello con cariño. “vamos a tener que repetir la escena”- dijo-“hace falta más acción”. Me levanté y mis manos la trajeron hacia mí. Nos desnudamos uno al otro entre beso y beso. Yo tomé suavemente su cabello y la besé en sus labios, su cuello, un oído. La otra mano bajaba explorando su piel hasta tomar una de sus nalgas, sentir su consistencia, avivar aun más su excitación. Ella de apoderó de mi ya firme y robusto miembro viril, lo sintió fortalecerse y elevarse aun más entre sus dedos, los cuales subían y bajaban a lo largo del mismo. Su mirada me proyectaba la excitación que ella sentía. Del volcán entre sus piernas manaba el fluido resultante de su ardiente deseo. Su fuego y el mío estaban totalmente encendidos. La amé sobre la mesa, dejando caer libros, sintiendo otros en la espalda. Practicamos variadas posturas del amor, vimos nacer nuevas expresiones en el lenguaje de la pasión. Ardimos, cabalgamos, volamos juntos. Inauguramos nuestro nuevo y personal espacio: el de nuestra intimidad.

Una vez calmada la pasión, solo temporalmente, nos unimos en un tierno beso como en las películas, solo que este no marcaba el final de una historia, sino apenas su principio.


Jorge Fénix


11 comentarios:

Digiovani, Eliana G. dijo...

Esta hermosa la historia... es cierto, cada vez son menos los romances que comienzan de esta manera, con el contacto piel a piel, frente a frente.. y no atravez de esa forma artificial de chat y sms.
Besos.
Eli,

Jorge Fenix dijo...

Gracias Eliana. Yo soy del siglo XX, aun cuando muchos de mi época se adaptaron a esta otra, tan extraña y tan deshumanizada. Afortunadamente hay cosas y personas que no cambiarán.
Besos.

DULCE dijo...

Simplemente delicioso...
Me gusta sentir como va creciendo la seduccion a traves de los poros de nuestras pieles, sin maquinas de por medio.
Yo tambien soy del siglo XX, pero este cuento me llevo a mis primeros amores, sin red...en todo el sentido que implica.
Te dejo un beso Jorge
Dulce

isis de la noche dijo...

...¿Será que alguna vez, alguien, evoca esta escena 'de película' en uno de sus escritos??

Susy dijo...

Una historia realmente preciosa..

Besos dulces..

CalidaSirena dijo...

Bella historia, sí señor..
Besos muy cálidos

Jorge Fenix dijo...

Gracias, Dulce, Isis, Susy, CalidaSirena. Me dan ánimo para seguir escribiendo. Me está gustando este género y la variedad y creatividad que permite.
Besos.

Rebecca dijo...

Es cierto que no hay como un "face to face" para una verdadera seducción.
Muy bien, Jorge! Sigue así ;)

Reina dijo...

Es tan sensual; está tan bien escrito... No sé qué más decirte Jorge. Digno de ti.
Un beso

Esther dijo...

Me ha encantado jorge, eso si que es conquistar y seducir poco a poco..Y lo bueno es que acaba tan bien, y un final con continuación.. besos

Jorge Fenix dijo...

Gracias por sus opiniones. Tenes razon, Rebecca, nada reemplaza el hecho de unir las miradas y luego los cuerpos.
Reina,me alegro de que sea algo que da gusto leer como a mi me gusta escribirlo.
Esther, me gusta eso de que sea un final y a la vez un nuevo principio, como en algunos filmes en el cine. Siempre puede haber una continuación.
Besos a cada una.

 

Reino de las letras sensuales © 2008. Design By: SkinCorner